DeporteCienPorCien

miércoles, 18 de noviembre de 2015

LA AFLUENCIA DE PÚBLICO EN DHF

BALONMANO FEMENINO
LIGA LOTERÍAS 
#INFORMEDEPORTECIENPORCIEN
Foto: VGGaribay
Gráfico: Elaboración propia - Datos de la RFEBM

La asistencia de público es uno de los factores fundamentales de cualquier deporte. La masa social, los aficionados y las aficionadas. Las jugadoras, obviamente, son las auténticas protagonistas, pero sin seguidores el deporte se muere. Y en eso, envidiamos a algunos países.
Las conclusiones pueden ser relativas, pero los datos son los datos. En nuestra Liga Loterías, las canchas presentan, cada sábado, 392 espectadores como promedio. Hemos sumado el público que han congregado todos los pabellones en lo que va de competición (25.932) y lo hemos dividido entre los 66 compromisos que tienen cifra oficial de espectadores -porque cuatro de las 70 actas no han completado ese dato tan relevante-. La cifra es pobre, muy pobre si hablamos de la élite del balonmano femenino español. Hemos echado un vistazo, por ejemplo, a las dos últimas jornadas en la LFH -competición doméstica gala- y la media de público se sitúa en los 1273 espectadores por encuentro -más del triple que en España-, aunque hay que tener en cuenta que el Metz - Fleury atrajo más de 4.200 espectadores en Las Arenas -bastante más que los 2.973 que congregaron las siete pistas de Liga Loterías en la J10-. Es cierto también que los responsables de confirmar el número de espectadores en cada pabellón no son todo lo rigurosos que deberían, por lo que la oficialidad de los guarismos se desvirtúa. Tampoco en esto somos serios. El baremo corresponde a las 10 primeras jornadas ligueras y, por lo tanto, en cada club se contabilizan cinco asistencias -menos en los cuatro clubes que no tienen asistencia en el acta de la RFEBM-. Una lectura positiva es el aumento, leve, que ha tenido esta cifra: en la temporada 2013/14 el promedio en la jornada 10 era de 329 espectadores, hoy estamos casi en los 400 de media en cada cancha.
Os adjuntamos otro informe realizado en noviembre de 2013, hace dos campañas, para que comparéis y podáis interpretar los diferentes números. Elche y Alcobendas, dos clubes que cuidan mucho la cantera, ya eran dos de las tres canchas con menor asistencia de público: 

Tomando como referencia los 392 espectadores, siete clubes están por encima de la media y siete por debajo. Claramente, el AULA CULTURAL tiene la afición más numerosa de España y logra juntar 810 personas en Huerta del Rey cada dos fines de semana. También es el club que tiene una mayor masa social con 875 socios -ningún club DHF tiene más-. La entidad vallisoletana es la que más crece, hace dos años barajaban una media de 412 personas a estas alturas de competición. Sin duda, uno de los clubes referencia en la promoción y el uso de las redes sociales.
El podio lo completan el recién ascendido Aiala Zarautz, con 585 espectadores, y el Bera Bera con 530 -dato que casi duplicó con el 'Clásico' ante el Rocasa-. Los clubes con menor afluencia de público son Helvetia Alcobendas (189), Elche Mustang (210) y, sorprendentemente, el líder Rocasa Gran Canaria (220). Siendo líder destacado de la DHF y teniendo una #Guerrera tan carismática como Silvia Navarro, es difícil explicar las causas de la escasa afluencia de público en el Antonio Moreno. Igual de complejo es entender que el Alcobendas ocupe habitualmente puesto europeos, trabaje adecuadamente las redes sociales y maneje esos números. El Zarautz, por otro lado, rompe los argumentos lógicos de los resultados y su cancha presenta siempre una bonita imagen a pesar de ocupar puesto de descenso.
Otro asunto sería establecer la relación entre la capacidad de los distintos pabellones y la población de las localidades con balonmano de élite, el ejemplo es el Mecalia Guardés: el club gallego promedia 454 meritorios espectadores por partido con un pabellón de 450 asientos y una población de apenas 10.000 habitantes (más del 4% visualiza a su equipo en directo). El mayor registro en lo que llevamos de curso está en los 900 espectadores que tuvieron tres choques: Bera Bera - Rocasa, Aula - Granollers y Aula - Alcobendas. Todavía lejos del récord de la pasada temporada que fijó el KH7 Granollers - Prosetecnisa Zuazo en 1.248 espectadores en el Palau D'Esports. El más bajo lo protagoniza el Alcobendas - Elche con solo 95 espectadores. 
Es una asignatura pendiente en la mayoría de los clubes en DHF, resulta sorprendente que, salvo honrosas excepciones, un partido no pueda juntar más de 400 personas -teniendo en cuenta que los precios son muy asequibles si los comparamos con otras disciplinas deportivas-. Las entradas tienen un coste que va desde los 2 hasta los 10 euros en líneas generales, aunque los abonados pueden presenciar todos los partidos por menos de cuatro euros cada uno. Hay mucho trabajo por delante, no se suelen desarrollar promociones ni concursos, no se ofrecen actividades paralelas casi nunca y se cuida poco o nada el producto que se le ofrece al espectador. La oferta deportiva, especialmente en las grandes ciudades, es abrumadora cada sábado por la tarde y la gente debe tener una atracción extra para degustar el espectáculo del balonmano femenino. Algunos clubes no invierten en comunicación y así les va. Otros sí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada