DeporteCienPorCien

viernes, 4 de diciembre de 2015

ENTREVISTA: ÁRBITROS ESPAÑOLES Y MUNDIALISTAS

BALONMANO FEMENINO
MUNDIAL DINAMARCA 2015
ÁRBITROS ESPAÑOLES
Fotos: BoteBalonmano (1) y DeporteCienPorCien (2)

Casi dos décadas en el mundo del arbitraje y 17 años como pareja. Son los dos únicos colegiados españoles que han sido elegidos para representar a nuestro país en el estamento arbitral. Para muchos, la mejor dupla para el balonmano femenino, de hecho suelen acaparar muchos de los duelos más trascendentes (Supercopas, Copas de la Reina o partidos ligueros con Bera Bera o Rocasa de por medio). Tienen una vasta experiencia en todo tipo de situaciones límite, son habituales en la dirección de encuentros de Champions femenina. Cuando faltan 24 horas para que arranque la cita mundialista, hablamos con estos dos árbitros de la Federación Catalana de Balonmano para que nos descubran algunos aspectos importantes para poder entender mejor su labor. Pero también para, como dicen ellos, humanizarles. Es poco habitual que sean protagonistas en los medios y la gran responsabilidad es de los propios medios, aunque los árbitros no siempre quieren hablar.
Los españoles abrirán el Mundial dirigiendo el Montenegro - Serbia d elas 15:45 horas...

En primer lugar enhorabuena porque solo unos pocos privilegiados tienen el nivel adecuado para dirigir un Mundial, ¿cómo os enterasteis y cómo fue la primera conversación que tuvisteis entre vosotros tras la noticia? 
Nacho: Siempre que recibes una noticia de este estilo te llevas una gran alegría, ilusión por haber sido elegido otra vez. Esa alegría pasa rápidamente a una sensación de responsabilidad, un poco de vértigo por saber que tendrás que representar a un país, que somos españoles y hay que hacerlo bien... Responsabilidad, sin más. 
Andreu: Pues me sentí privilegiado. Hay mucha gente que daría mucho por estar aquí. Y como no es la primera vez y ya sabemos, más o menos, qué nos depara una competición de estas características, vamos con mucha cautela. Ilusión, pero realismo a la vez. 

¿Qué opinión tenéis acerca de las nuevas medidas que, finalmente, no van a entrar en vigor? ¿El objetivo es reducir la subjetividad? 
Nacho: Nuestro trabajo es arbitrar que, por cierto, es complicado y nada banal. Respecto los cambios de reglas que entrarán en vigor, solo tengo que decir que nuestra opinión entra en un segundo plano cuando, todos los cambios propuestos, han sido consensuados entre entrenadores top y miembros de la PRC de la IHF. Modificaciones que, seguro, traen más espectacularidad al juego, más claridad y, sobretodo, que hagamos de este deporte un poco más fair. 
Andreu: La implantación de esas nuevas reglas representaba un poquito más de presión para nosotros. Por suerte he podido hablar con algunos técnicos de nivel y eran reticentes a la implantación de algunas reglas y no en cambio a la de otras. Por suerte o por desgracia, ahora ya no sabremos qué hubiera significado realmente para nuestro deporte, este cambio de reglas aquí en Dinamarca. No te voy a engañar… Alguna me gustaba. Por ejemplo, la de no premiar a los supuestos lesionados. 

La IHF os ha designado en el grupo A del Mundial, donde están las anfitrionas, y será un ambiente de mucha presión, ¿os motiva más? 
Nacho: Siempre es una responsabilidad extra el poder arbitrar a la anfitriona, pero en cualquier competición continental hemos de mostrar nuestro mejor nivel en los cuatro primeros partidos, independientemente de los equipos. 
Andreu: Está bien, la verdad. Ya solo por tener asegurados los llenazos en el pabellón y poder ver o disfrutar de primera mano en la cancha… 

Muchas jugadoras y muchos técnicos critican la defensa del Buducnost –que es casi la montenegrina-, ¿es muy difícil mantener un mismo criterio arbitral sabiendo que cada selección defiende de forma diferente? 
Nacho: Los criterios arbitrales marcados por la PRC son claros, las reglas están escritas. No es más que una cuestión de calidad en la interpretación y puesta en práctica de las mismas. 
Andreu: Va ligado con la calidad. Soportar la presión, no dejarse influenciar por el entorno, tener un buen día. Aquí, como en nuestra competición nacional o continental, no te puedes permitir tener un mal día. Pero somos humanos, y hay días que estás más acertado que otros. 

Ya habéis dirigido una final mundialista (BRA – SRB) pero, ¿cuál es el partido más potente que mejor habéis pitado tras revisar los vídeos? 
Nacho: Esa es una pregunta que yo no puedo responder; quizás los observadores-delegados han de hacerlo. Serbia siempre nos ha traído muy buena suerte en cuanto a lo deportivo. 
Andreu: La presión de una final o de una semifinal es diferente a otros partidos. Solo hay que saber aislarse. Es fácil decirlo. Quizás el más potente es aquél que te da más respeto al recibir la designación. Pero al final, mientras el partido no te arrolle, no hay diferencia para los árbitros. Por suerte la experiencia hace que tengas que manejar otros aspectos, pero no esa presión añadida. Todo se aprende, más o menos rápido, pero se aprende. 

¿Qué es lo peor del arbitraje español? ¿Y lo mejor? 
Nacho: ¡Jajajajajajaja! Entenderás que mi opinión en este tema no es nada importante, ¡ni trascendental! Ni algo que vaya a hacer público en un medio público como este… ¡¡¡Jajajaja1!! Pero lo has intentado. Y si hablamos de lo bueno, creo que se pueden apuntar muchas cosas... El tener una línea de trabajo, un criterio y una capacidad de trabajo muy elevada, buenas referencias arbitrales, estar muy comprometidos... 
Andreu: Lo peor es el hecho en sí de que somos árbitros y, excepto los más allegados o los más entendidos de deporte saben qué significa y qué significamos los árbitros para el deporte. Para cualquier deporte. El día que se nos humanice, todo será menos visceral y más bonito. ¿Lo mejor? Solo puedo decir que he crecido haciendo esto los fines de semana desde que tenía muchos granos en la cara. Y pelo. 

¿Por qué no hay mujeres árbitros, especialmente en nuestro país? 
Nacho: En la historia del arbitraje español hemos tenido muy buenas árbitras, a la vez que escasas. No sé si por un tema cultural, de formación, de motivación... Pero pasa lo mismo en el resto de Europa. Un tema difícil de mejorar. 
Andreu: Me gustaría que hubiera más. De hecho, he estado involucrado en algún que otro proyecto de promoción que impulsase este tema. Es una decepción para mí que mi granito de arena no sirviera de mucho. Me llevo a mi casa, eso sí, que soy muy amigo de una de las que hubo recientemente en la élite española. 

¿Qué pensáis de la iniciativa que quiere desarrollar la Liga Francesa de profesionalizar a los árbitros? En España parece una quimera… 
Nacho: En Francia van unos cuantos años por delante de nosotros en cuanto a balonmano se refiere. No me extraña que puedan tirar hacia adelante esta propuesta. Hay que ver los detalles finales pero, en principio, no se tiene pensado en toda la plantilla de árbitros de élite de Francia, y sí para 3-4 parejas. Creo que en España hemos de hacer nuestro camino, pero copiar/adaptar las buenas prácticas que se realizan fuera de nuestro país. 
Andreu: Pues me parece muy bien. Es otra opción y una forma diferente de verlo, asemejándose al fútbol o al baloncesto en cierto modo. Si es para mejorar la calidad y condiciones, ¿por qué no? 

El año pasado salieron a la luz al menos un par de casos de presunta falta de respeto de colegiados a jugadoras, si os sucediese alguna vez ¿responderíais con vuestra versión o preferiríais el silencio? 
Nacho: Los trapos sucios se limpian en casa. Es muy fácil que el criticado siempre sea el árbitro. Nos debe hacer pensar a todos los que formamos la familia del balonmano. 
Andreu: Lo he mencionado con anterioridad. A pesar de que podamos tener un día mejor o peor, en el que estemos más o menos elocuentes a la hora de transmitir algún mensaje en la pista, se nos tiene que humanizar. Y estoy de acuerdo con Nacho que los trapos sucios se limpian en casa. Como los piques entre jugador@s. No es demasiado deportivo hacer declaraciones donde la presunción de inocencia nunca está de nuestra parte. No hace mucho tuve una conversación postpartido con un entrenador de Asobal de la que me siento muy orgulloso. Me hace sentir orgulloso el saber que este deporte que escogí hace años tiene personas por delante de otros intereses. 

¿Qué jugadora y qué jugador os han impresionado más en vuestra carrera como colegiados? 
Nacho: Carmen Martín en sus inicios en la selección española, en un Torneo Internacional de España celebrado en Almería. Y Balic y Omeyer, uno por su velocidad de ejecución y el otro por lo grande que se puede hacer en una portería. 
Andreu: Barrufet, Karabatic, Popovic… Las primeras veces siempre las recuerdas. De pasar a verlos por la tele o en las gradas como chaval a estar ahí dentro… 

La última, una anécdota con algún entrenador y una superstición o costumbre… 
Nacho: Para nada somos supersticiosos. Costumbres siempre son las mismas antes de un partido, comida ligera y siesta, serios en la entrada al pabellón, serios durante el calentamiento y 50%-50% siempre. Acerca de la anécdotas, toda nuestra relación profesional con los entrenadores queda “prescrita” dentro del campo de juego. Los “amigos-entrenadores” fuera de la pista, quedan como eso, amigos en la vida privada. 
Andreu: Intento no tener muchas supersticiones, porque mi memoria no es la mejor, y siempre me olvido de algo. Anécdotas hay muchas, pero como ya he mencionado, estoy orgulloso de la conversación con uno con el cual hubo un malentendido durante el partido. Hay que ser personas por encima de todo, sin olvidar que representa un trabajo para muchos, pero una cosa no va en detrimento de la otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada